Magallanes

Nuestra Historia

Magallanes

Patagonia Chilena

A fines del siglo XIX nació esta estancia, como parte de la Sociedad Explotadora Tierra del Fuego, la más grande red ganadera en la historia de la Patagonia chilena

Los Primeros Pobladores

El poblamiento de esta región, se remonta aproximadamente a cinco y medio milenios. Se han encontrado vestigios de la presencia del hombre en este territorio de Última Esperanza.

Corresponden a la cultura de los Aónikenk, Tehuelches o Patagones. Eran nómades cazadores-recolectores que incansablemente recorrían su territorio, procurándose el sustento que obtenían principalmente de la caza de guanacos, ñandúes y otras especies de aves. Consumían mamíferos menores, huevos y vegetales (hongos, bayas, raíces). Durante sus estadías costeras consumían la carne de mamíferos marinos y mariscos.

Prueba de la presencia de tehuelches en esta zona, han sido los hallazgos de osamentas humanas en la cima de Sierra Contreras, en el cerro que nombra este lugar Cerro Guido (1270m), en donde se encontró un “chenque” o cementerio indígena que lo sitúan como el más alto encontrado en la Patagonia Austral. Los resultados indican que fue utilizado por cerca de siete siglos para ese propósito.

Vacunos y Caballos

En América del Sur

Algunas manadas de estos animales Salvajes o Baguales, se establecieron en los valles de los ríos que bajan de la sierra que tomó este nombre (Sierra Baguales). Varios grupos indígenas frecuentaban el sector donde actualmente se encuentra la Estancia, para darles caza e incrementar sus caballadas.

 

La utilización de caballos, cambió sustancialmente la vida y costumbres de los Tehuelches, así como también la posterior llegada de colonos y empresarios ganaderos a toda la región, algunos de los cuáles veían al indígena como agresor de los derechos de propiedad y éstos como intrusos en sus ancestrales territorios. A comienzos del siglo XX ya era una etnia en extinción.

Los Colonos

Fueron estableciéndose en esta zona en forma tardía respecto al resto del territorio, favorecidos por las condiciones geográficas, climáticas y fundamentalmente por concesiones gubernamentales de tierras.

Un sistema de vida autosuficiente que fue impregnando la Cultura Patagónica.

Hoy es posible conocer parte de esa historia de una manera muy cercana, gracias a este encantador lugar que conserva como patrimonio las antiguas casas patronal y de administración de la Estancia Cerro Guido.

La pequeña villa, constituida por las casas de los trabajadores y sus familias, conserva aún la antigua cocina y comedor, herrería, carpintería, taller mecánico, galpón de bomberos, galpón de esquila, caballerizas, perreras, entre otras dependencias. Para la comunidad hay también un jardín infantil, una escuela, un retén de Carabineros y un centro de salud, dependencias públicas manejadas por el Gobierno de Chile.

Experiencia Única e Inigualable

Para Quienes Nos Visitan

Las personas que nos visitan, además de tener un cercano y fácil acceso al Parque Nacional Torres del Paine y una vista privilegiada desde sus instalaciones, pueden recorrer la Estancia, conocer a su gente y vivir las diferentes actividades ganaderas según la época del año, experiencia única e inigualable difícil de encontrar en otros parajes.